ALGUNOS CONSEJOS PARA LA CORRECTA MOVILIZACIÓN DE PACIENTES EN CAMAS ARTICULADAS ELÉCTRICAS

Movilizar de forma adecuada a nuestros enfermos es una cuestión fundamental, no solamente para el bienestar de la persona asistida, a la que evitamos dolores añadidos por una mala manipulación, sino también para el cuidador. Hay que tener en cuenta que vamos a mover un peso considerable según sea el enfermo y que repetir con frecuencia una mala postura puede terminar dando como resultado lesiones o molestias para quien ayuda a otros.

Aprender las técnicas adecuadas para la movilización de pacientes encamados es imprescindible por tanto para quienes están a cargo de otros. Descubra a continuación algunos consejos fundamentales para mejorar su bienestar y el de las personas que usan camas articuladas.

Consejos de salud para cuidadores

Enfermo no colaborador:

Cuando no es posible la colaboración del enfermo, la movilización debe realizarse con 2 personas.

  • Se coloca un cuidador al lado derecho y otro al izquierdo de la cama, frente al enfermo.
  • Se retira la almohada al enfermo.
  • Cada cuidador introduce un brazo por debajo del hombro del enfermo y el otro brazo por debajo del muslo. Se sujeta al enfermo y se va levantando con cuidado hasta llevarlo a la posición deseada.


Cuando el enfermo colabora:

Cuando es posible la colaboración del enfermo en la movilización, puede asistir una sola persona.

  • El cuidador debe colocarse a un lado de la cama, frente al enfermo y a la altura de sus caderas.
  • Indicarle al enfermo que se agarre a la cabecera de la cama y flexione sus rodillas colocando la planta de los pies apoyada sobre la superficie de la cama.
  • El cuidador debe colocar sus brazos por debajo de las caderas del enfermo.
  • Pedirle que haga fuerza con sus pies y brazos intentando elevarse. En ese momento los brazos del cuidador deben ayudarle a subir hacia el cabecero de la cama.


MOVILIZACIÓN DEL ENFERMO CON AYUDA DE UNA SABANA:

Dos cuidadores. Para esta técnica nos ayudaremos de una sábana doblada en su largo a la mitad.

  • Situamos la sábana por debajo del enfermo, de forma que llegue desde los hombros hasta los muslos.
  • Para ello colocamos al enfermo decúbito lateral, lo más próximo a un borde de la cama y meteremos la sabana por el lado contrario al que esta girado, luegon lo volvemos al otro lado y sacaremos la parte de sabana que falta de colocar.
  • Una vez colocada, se enrolla la sabana por los laterales sujetándola cada persona fuertemente, pudiendo mover así al enfermo hacia cualquier lado y evitando fricciones.

MOVILIZACIÓN DEL ENFERMO HACIA EL BORDE DE LA CAMA:

El cuidador se ubicará en el lado de la cama hacia donde se moverá el enfermo.

  • Colocar el brazo del enfermo que está más cercano a nosotros a lo largo del tórax, para evitar que se lesione el brazo.
  • Situar un brazo debajo del hombro más alejado del enfermo, de forma que la cabeza de este descanse en nuestro antebrazo ,manteniendo el brazo doblado, poner el otro brazo debajo de la zona lumbar del enfermo( tensar los músculos glúteos y abdominales, para de esta forma prepararlos para el movimiento y protegerlos de lesiones).
  • Una vez preparados, mover la cabeza, hombros y tronco del enfermo hacia el lado que queremos moverlo, trasladando el peso de nuestro cuerpo hacia el pie de atrás.
  • Para mover los glúteos y piernas, situamos un brazo debajo de los muslos y el otro debajo de las piernas, moverlos hacia el lado nuestro, trasladando el peso de nuestro cuerpo al pie de atrás.

GIRO DEL ENFERMO DEL DECÚBITO SUPINO AL DECÚBITO LATERAL:

Este procedimiento se lleva a cabo con el objetivo de aliviar las zonas de presión y evitar úlceras o escaras, así como proporcionar comodidad e higiene de la zona posterior del cuerpo. Va a ser un cambio que realizaremos generalmente con bastante frecuencia.

  • El enfermo debe estar colocado en el medio de la cama.
  • Situarse en el lado de la cama hacia el que se va a realizar el giro.
  • Se le pide al enfermo que estire el brazo hacia el lado que va a girar el cuerpo y que flexione el otro hacia el pecho. Se le pide que flexione la rodilla que va a quedar encima.
  • El cuidador coloca un brazo debajo del hombro y el otro debajo de la cadera.
  • Girar al enfermo hasta colocarlo de lado.


SENTAR AL ENFERMO AL BORDE DE LA CAMA:

El cuidador se coloca del lado que se va a sentar el enfermo.

  • Colocamos un brazo, el más próximo, rodeando los hombros del enfermo, y el otro lo colocamos en la cadera más lejana del enfermo.
  • Con esta mano hacemos que la cadera y las piernas giren de modo que queden colgando del borde de la cama.
  • Con el otro brazo levantar el tronco.


AYUDAR AL ENFERMO A PONERSE DE PIE:
Cuando el enfermo está acostado en la cama, sentar al enfermo y situarlo al borde de la cama. Una vez que el enfermo está sentado, debemos colocar un pie delante de los pies del enfermo y el otro a un lado.

  • Colocar los brazos del enfermo por encima de nuestros hombros y decirle que se agarre a nuestro cuello.
  • Colocamos nuestras manos sobre la espalda del enfermo o sobre la zona sacra.
  • El siguiente movimiento consiste en doblar nuestras rodillas para así obtener la fuerza necesaria para levantar de forma suave y rítmica al enfermo.
  • Cuando el enfermo está sentado en un sillón:
  • El cuidador se coloca delante del enfermo y coloca sus pies por delante de los del enfermo.
  • Introducir nuestros brazos por debajo de los suyos.
  • Pedirle que sitúe uno de sus brazos alrededor de nuestra cintura.
  • A continuación flexionamos las rodillas manteniendo la espalda lo más recta posible y levantamos al paciente de forma suave y firme.